Nuevas formas culturales de la sociedad red

Enero 28, 2009

CRíTiCa SoCioLóGiCa o CiuDaDaNa

Archivado en: Plaza Pública — Marta @ 8:24 am

En este blog mucho (o bastante) hemos hablado de Manuel Castells y, es normal, es un referente teórico de la Sociedad Red. Pues bien, en el Congreso de Joves Sociòlegs i Sociòlogues celebrado en abril de 2006 en la Universidad de Barcelona, tuve ocasión de conocerle porque dio una conferencia, muy esperada (era el último día); si bien, ahora mismo no recuerdo con exactitud todo lo que dijo y todo lo que sentí al oírlo, por suerte, como sabéis, tengo un blog / fotolog donde escribí una especie de crítica del congreso. Ahora releyéndola he recordado algunas cosas: en primer lugar, parece que no me pareció una gran experiencia la del Congreso; no os la copio y pego por dos razones: una porque está en catalán, otra porque está escrita en un lenguaje excesivamente coloquial. Pero os haré un resumen de lo que en áquel momento pensé de Manuel Castells.

Por lo visto, me defraudó bastante este sociólogo al que anteriormente había “adorado”. Las razones son variadas: en primer lugar me pareció muy presuntuoso y egolatra: de la primeras cosas que dijo es que recibe una media de 300 mails diarios, de las segundas es que él vive (o vivía) en California y había venido a Barcelona para darnos aquélla charla. (Teniendo en cuenta que el público al que se dirigía era mayoritariamente joven y absolutamente crítico con la parafernalia norteamericana, no consiguió demasiada empatía), pero en fin… no acabó ahí su majestuoso discurso: Se pasó bastante tiempo hablando de la aldea global, la sociedad-red y un amplio abanico de conceptos inventados por él que, por otra parte, son muy útiles para el análisis y para que la profesión del sociólogo/a sea tenida en cuenta como científico (social) por el uso (y el abuso) de tecnicismos. Es contradictorio (pienso) hablar tanto (tantísimo) de la sociedad Red, otorgándole tanta centralidad a Internet y afirmar que ni se tiene un blog ni se tiene el más mínimo interés por esta forma de comunicación.

También nos habló, por encima, de las salidas laborales de los sociólogos /as y nos vino a transmitir algo así como que debíamos tener paciencia para ser reconocidos como tales, que era cuestión de tiempo, que el mundo nos necesita (muy paternalista) pero eso sí, que antes que sociólogos (no hizo la distinción -ólogo /a) éramos ciudadanos y como tal debíamos analizar, observar y criticar la sociedad y no desde nuestra ubicación académica y profesional. Recuerdo que me pregunté (cual mini Berger) cómo hacer para quitarme las gafas que en aquéllos momentos me estaba “empezando a graduar”.

Me resultó una conferencia incómoda, contradictoria y repleta de falsedad e hipocresia. Él desde su posición de reconocimiento, poder, experiencia y, por qué no edad nos estaba diciendo a nosotros: pequeños saltamontes: que debíamos tener paciencia, ser críticos y esperar nuestra oportunidad.

Otra de las cosas que me molestó mucho de áquel congreso fue la (para mi) sobrevaloración de las percepciones. Considero que es un término más psicológico que sociológico. No obstante, como personas que somos observamos, captamos e interiorizamos la sociedad a través de nuestros sentidos pero, también es cierto que hemos adquirido unas herramientas técnicas e intelectuales para dar un paso más. Esto, en cambio, lo hemos de apartar de nuestra visión cuando criticamos. No entendí ni entiendo por qué. No vamos al historiador cuando nos duele la cabeza, no llevamos a nuestras mascotas al ginecólogo. Y luego, como científicos sociales, hacemos apología de que todos tenemos las mismas capacidades críticas… si, por supuesto que si, pero, digo yo, si tengo unas herramientas, un lenguaje específico y una formación, ¿por qué tengo que maquillarla cuando hablo de política, por ejemplo? Luego, los sociólogos/as nos quejamos del intrusismo en nuestra profesión… cuando desde arriba se nos dice que hemos de tener paciencia y criticar como ciudadanos. No entiendo.

En esa misma época, en TV3 los viernes después del serial “el cor de la ciutat” en el programa de Albert Om (El Club) se hacía un especie de resumen -análisis de lo acontecido durante la semana en la novela. En ese programa especial de los viernes un sociólogo, Salvador Giner, hablaba sobre el programa dando unos apuntes muy interesantes sobre por qué ese tipo de serie enganchaba tanto a los telespectadores, en definitiva hacía un análisis sociológico sobre la serie prácticamente cada semana. No os podéis imaginar las críticas que he oído sobre su participación en El Club, sobre la absurdidad de sus comentarios, sobre que un profesional de la sociología no debería hacer el tonto en la tele y bla bla bla… no entiendo por qué no. Es un sociólogo de reconocido prestigio, profesor en la Universidad Autónoma de Barcelona, creo que director de una revista especializada… y, al fin y al cabo, El cor de la ciutat es (o era) una serie sobre la vida cotidiana, reflejo ficcionado de vidas anónimas: sociedad!!!

Parece que hay un problema con que un sociólogo trabaje de sociólogo en la tele, parece que los sociólogos no se puedan mezlcar con el “vulgo”, parece que los sociólogos no pueden teorizar sobre “banalidades”… sinceramente, ya no sé que soy, ya no sé que somos, ya no sé de qué debemos hablar: ¿de sociedad-red sin tener ni idea de cómo funciona un blog? ¿De la vida cotidiana que representa una serie? Pues, si sólo puedo elegir una de esas dos cosas prefiero la segunda: hablar sobre algo que todo el mundo entiende, que todo el mundo mira, y aportar mi punto de vista académico sobre un tema que a todos, en mayor o menor medida, interesa.

Porque claro, luego viene otra cosa: se dice por ahí, que los sociólogos/as somos asociales, que nos es que nos marginen es que nos automarginamos, que hablamos de cosas que nadie entiende y pensamos que lo que dicen los demás no es suficientemente interesante y que somos aburridos porque vamos de listos/as, que somos excesivamente críticos… ¿Cómo no vamos a serlo?

Ínciso: “El cor de la ciutat” en Cataluña es toda una institución, es un serial de mucho éxito que en su horario de emisión se puede ver en cualquier bar de cualquier esquina, genera comentarios de café…digamos que no está mal visto decir que se sigue.

Os dejo los links sobre mi crítica al Congreso, y luego os explicaré qué es un cluster.

http://www.fotolog.com/miss_lunatic/18666053

http://www.fotolog.com/miss_lunatic/18708421

5 comentarios »

  1. Muy bien Marta, ardo en deseos de entender eso del cluster

    Comentario por dmadmin — Enero 28, 2009 @ 9:56 am

  2. duster o cluster?

    Comentario por Manuel — Enero 29, 2009 @ 12:54 am

  3. Algunos hemos teorizado sobre la sociedad en red en este blog sin haber usado antes uno, está claro que no puedes conocer cada herramienta que Internet te ofrece, o quizás no te interesa conocerlas; si escribir es lo tuyo un blog puede aportarte mucho, si lo tuyo es la fotografía no es imprescindible. Aunque un foro o un blog especializado puede aclararte muchas dudas, siendo la red tan amplia muchas veces hay que escoger.

    Quizás Castells halla hecho un análisis de la sociedad en red mediante blogs ajenos de los que él puede extraer información pero no está abierto a que le analicen, por lo que no crea un blog propio. No tener un blog, no quiere decir que no conozcas la red; yo no tengo blog porque, sinceramente no puedo dedicarle más tiempo a Internet.

    Respecto a la sobrevaloración de las percepciones, nos introducimos en la contradicción del “si no lo veo no lo creo” y “las apariencias engañan”, lo de apartar las herramientas técnicas viene a ser una manera de percibir de manera pura, como lo harían los niños, a partir de ahí tu desarrollo crítico se verá afectado por tu formación personal. Siempre está bien observar sin prejuicios pero la crítica la haremos desde nuestro punto de vista de sociólogo, ciudadano o lo que se nos antoje.

    Algún argumento os daría siendo de tan renombre, no se pueden decir las cosas porque sí.

    Deberías responder a la pregunta de: ¿como no vamos a ser asociales los sociólogos?

    Comentario por Patricia — Enero 29, 2009 @ 5:34 am

  4. Marta, debrías escribirle a Castells, directamente, para contarle tu opinión. No hay muchas probabilidades de que te conteste, pero tampoco hay que descartarlas completamente. Y, desde luego, si lo lee, a él le va a servir

    Comentario por dmadmin — Enero 30, 2009 @ 1:55 am

  5. Si una persona recibe 300 mails diarios lo más probable es que no conteste ni una cuarta parte de los que le llegan… ¿qué te hace pensar que iba a contestarle a una pequeña saltamontes, usuaria de tranporte público, como yo?
    Llega un punto en la vida, que por edad, experiencia, reconocimiento social, autoridad profesional… las críticas dejan de “construirte” (aunque también pienso que no hay críticas constructivas)… ya lo tienes todo hecho!

    En el caso de que contestara, utilizaría una serie de argumentos indiscutibles que yo, pobre mortal, que recibo una media de 10 mails diarios: 5 de los cuáles son de infojobs y otras páginas de búsqueda de empleo on line, 3 de facebook y otros 2 de publicidad… no podría rebatir.

    Un día de máxima lúcidez mental me dije a mi misma que no volvería a disctutir con personas que tuvieran una opinión totalmente distinta a la mia por dos razones principales:
    1. Soy demasiado influenciable (a veces) y se me convence con facilidad.
    2. Cuando el punto 1 no se cumple, porque tengo las ideas muy claras, pienso que mi interlocutor/a está en la misma posición que yo, y la peripatética (de los peripatéticos) argumentación no serviría para nada más que para ponernos ambos/as nerviosos/as.
    3. Por tanto, vive y deja vivir o muere y deja morir

    Comentario por Marta — Enero 30, 2009 @ 4:22 am

RSS feed de los comentarios de la entrada. Refernencia a esta URL

Deja un comentario

Creado con WordPress | Traducción de Ayuda WordPress por Fernando Tellado