Nuevas formas culturales de la sociedad red

Enero 29, 2009

Y PoR FiN… ¿Qué eS uN CLuSTeR?

Archivado en: Plaza Pública — Marta @ 4:47 am

Viendo la expectación que ha generado mi promesa de explicaros (fácilmente) qué es un cluster me veo en la obligación, casi moral, de ilustraros.

En primer lugar, y para que no se dude de mi profesionalidad, lo explicaré técnicamente apoyándome en material cibernéticamente serio (Wikipedia y otros artículos que citaré en su momento) pero, después, y dada su complejidad, intentaré que lo entendáis como yo lo entendí: con ejemplos absurdos y palabras coloquiales. Veréis que es un mundo fascinante que os enganchará y durante un tiempo, relativamente largo, no podréis parar de pronunciar esa palabra y sus derivados: ¡a mi me pasó! Y enganché a todo mi cluster.

Allá vamos:

“Cluster” como casi todo, es una palabra inglesa, en castellano se podría traducir como “racimo (de uva)” o “grupo”.

En el caso que nos ocupa y desde el punto de vista sociológico, lo lógico (valga la redundancia) es hablar de análisis cluster.

El análisis cluster es un conjunto de técnicas multivariantes cuyo objetivo es agrupar objetos o individuos basándose en las características que estos poseen. El Análisis Cluster clasificará los objetos, de tal forma que cada objeto será muy parecido a los que hay en su grupo. Los grupos resultantes deben mostrar mucha homogeneidad entre los elementos del grupo y un alto grado de heterogeneidad entre los diferentes grupos. A partir de ahora a cada uno de estos grupos los denominaremos cluster.

El análisis cluster es una herramienta muy útil en diferentes situaciones, por ejemplo, un investigador que ha recogido datos en un cuestionario puede enfrentarse a un número elevado de observaciones que no tendrá sentido a menos que clasifique en grupos manejables. Por lo tanto, el Análisis Cluster será una técnica de reducción de datos mediante la reducción de la población en subgrupos más manejables.

Ahora bien, el Análisis Cluster tiene algunos problemas, como son el no poder realizar inferencia estadística, utilizándose solamente como una técnica exploratoria. También es importante destacar que la solución no es única y se puede obtener distintas soluciones dependiendo del procedimiento seleccionado.

Bueno, como introducción creo que es suficiente, no creo necesario ampliar la información sobre la recogida de información y el tratamiento de los datos. Si queréis profundizar podéis seguir leyendo aquí: http://www.ugr.es/~ramongs/sociologia/cluster.pdf

A continuación, como supongo que no os queda del todo claro os lo voy a explicar como nos los explicó en la facultad el profesor Carlos Lozares Colina. No os lo imaginéis como el típico - tópico académico si no, más bien y con todo el respeto del mundo, como un “científico loco y apasionado con su trabajo” sólo así podréis apreciar la magnitud del ejemplo utilizado.

Carlos Lozares  encima de la tarima del profesor (cuando estas cosas existían en las aulas) con su pantalones vaqueros y su sudadera gris (como si lo viera), abriendo los brazos e intentando “enamorarnos” de la estadística como si fuera a explicarnos el secreto de la vida y la grandeza concreta de los clusters. Nos dijo algo así: “Un cluster es como cuando imaginaos: yo con mi fuerza sobrehumana cojo todas vuestras sillas, con vosotros sentados, las cojo TODAS y, las lanzo al azar y se disponen aleatoriamente por el aula: unas sillas caerán cerca de la puerta, otras entorno a los ventanales y algunas otras se dispondrán por el centro del aula. Pues bien un cluster es (se hace el silencio) cuando… un grupo de unas cuantas caerá más o menos en el mismo lugar, alejada de las otras sillas, ese grupo de las que han caído más cerca entre si, eso, sólo eso, es un CLUSTER, las otras forman parte del universo de sillas, no es que hayan dejado de ser sillas, pero no tienen tantas cosas en común con el grupo de las que han caído más juntas”

Y a partir de ahí se abre un abanico de grandes posibilidades clusterianas, esto se puede aplicar a todo. Tanto es así que la palabra “cluster” se utiliza en multitud de disciplinas tan, aparentemente, dispares como la informática y la música:

En informática: El término cluster se aplica a los conjuntos o conglomerados de computadoras construidos mediante la utilización de componentes de hardware comunes y que se comportan como si fuesen una única computadora. (wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Cluster_(inform%C3%A1tica) )

En música: Un clúster o clúster tonal (del inglés cluster: racimo de notas) es realmente un acorde musical compuesto de semitonos cromáticos consecutivos distintos (por ejemplo, las notas do, do♯, re, re♯, mi y fa, sonando al mismo tiempo). (wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Cl%C3%BAster_(m%C3%BAsica) )

Espero que os haya servido de algo, que haya saciado vuestra curiosidad o que, por el contrario, os haya abierto el apetito a indagar sobre el apasionante tema de los clusters.

Para finalizar os explicaré un ejercicio que Carlos Lozares nos propuso en clase: teníamos que escribir en un papel el nombre de las cinco personas con las que más nos relacionábamos en clase; él haría un análisis cluster de nuestra clase; el resultado no fue demasiado sorprendente ya que estas cosas se saben: en todos los grupos humanos siempre hay personas que son líderes sociales entorno a las cuales se genera un grupo de individuos “amigos” o “dependientes” de éstas para relacionarse con otros grupos, normalmente, más pequeños. Carlos nos mostró el experimento sin nombres pero todos supimos quiénes formaban ese grupo central.

8 comentarios »

  1. Pues tampoco es para tanto. Un bonito nombre para un método de clasificación, similar al de la combinación de las categorías con las etiquetas, que aquí empezamos a gastar al principio y que descartamos porque en realidad introducía más complejidad que utilidad.

    Me quedo con la impresión que causó en ti el arte pedagógico de D. Carlos Lozares, sin duda un genio de la didáctica de los racimos y similares :D

    Comentario por dmadmin — Enero 30, 2009 @ 1:52 am

  2. me parece increíble que no os fascine ese concepto… cuando yo lo aprendí no podía parar de repetir la palabra,aplicarla a todos los campos de vida social e incluso personal… Creo que es de los mejores inventos de la humanidad!!

    anticlusters!!

    Comentario por Marta — Enero 30, 2009 @ 4:29 am

  3. Lamento decepcionarte, marta, pero el cluster no me pone demasiado, debe ser un problema hormonal que se agudiza con la edad.

    Respecto a las cuestiones de liderazgo, algunas apreciaciones:

    Algunos líderes de mi etapa colegial hoy siguen ejercendo su seducción al volante de un taxi o en cutres casales falleros

    Algunos seguidores de esos líderes de entonces, aparentes candidatos a fracasados sociales, ostentan ahora cátedras o puestos de relieve similares -pero a las que accedieron, en muchos casos, gracias al dudoso mérito de hacer siempre lo que se debe.

    En ninguno de los dos casos veo nada envidiable porque con el tiempo se ve claro que los tiros van por otro sitio, que la calidad de nuestra propia vida es una apreciación absolutamente personal, y que lo único importante es que, el día antes de nuestro entierro, el último pensamiento coherente no sea del tipo: ¡No era eso, no!

    Comentario por dmadmin — Enero 30, 2009 @ 5:20 am

  4. No creo que sea un problema hormonal, más una cuestión de perfil profesional y/o académico.

    Es cierto que para las tareas que yo he estado “entrenada” o “formada” a realizar, es un concepto útil, que facilita la clasificación y el tratamiento (analítico) específico. Pero también lo es que no para todo el mundo lo ha de ser. No me imagino a un productor de huevos (por ejemplo) diciendo: “En este sector de la granja detecto un cluster de producción más eficaz”, aunque, por supuesto, sería útil para él saber si las condiciones climáticas (o de otro tipo que desconozco o no se me ocurre)afectan a la productividad de sus gallinas y si en el sector en el que hace más calor las gallinas se sientes más cómodas o les facilita “poner” huevos o calentarlos (o lo que sea que hagan las gallinas).

    Lo que vengo a decir es que el análisis cluster puede simplificar y disminuir la grandeza de la red y ayudarnos a enfocar la energía hacía los nodos de información que requieren un tratamiento especial.

    Como ves, no es una cuestión de gustos, es una cuestión de aplicabilidad (oléee)

    Comentario por Marta — Enero 30, 2009 @ 5:29 am

  5. No me interpretes mal. Respeto la validez de los clústeres pero a veces hay un fetichismo de las palabrejas que hace que algunas estén sobrevaloradas.
    Ahora he de atender el fuego de mi cluster alimenticio familiar, pero cuando tenga un rato te digo algo más sobre el tema

    Comentario por dmadmin — Enero 30, 2009 @ 5:58 am

  6. Vuelvo al tema de los clusters, racimos, cajones, apartados, etiquetas, categorías, etc. No dudo que, cuando se domina, sea una eficaz herramienta sociológica. Pero aquí hemos experimentado en nuestras carnes virtuales la inigualable experiencia de ver cómo la introducción de diversas categorías y etiquetas puede, a su vez, ser portadora de caos y entropía entre quienes no están familiarizados con ellas. Algo que en el fondo no era imprescindible, dado que el volumen de información que estamos manejando es totalmente asequible a pelo.

    Es algo parecido a lo que pasa con los sistemas de búsqueda avanzada de información, que para los no profesionales (entre los que me incluyo, aunque no por mucho tiempo) funciona como obstáculo antes que como utilidad.

    Comentario por dmadmin — Enero 31, 2009 @ 5:07 am

  7. a ver, yo que creo que el problema que hemos tenido con la herramienta de las etiquetas es que no le hemos dado un buen uso, por desconocimiento o por pereza. Yo reconozco que en mi caso después de escribir una entrada no me apetecía nada poner etiquetas, pero… como te digo una cosa, te digo la otra, me gustaban las etiquetas, me gustaba clickar, por ejemplo, sobre Castells y ver todo lo que habíamos escrito al respecto.
    ¿Qué pasa? Que esto es una democracia, y a la mayoría no les gustaba o les daba igual… pues se quitaron y fin! Tampoco yo las defendí y tú tampoco… si hubiesemos dado argumentos válidos ahí estarían pero no nos matamos por ellas porque, en el fondo, nos daban igual (al menos a mi)

    Respecto a los clusters, sigo pensando lo mismo!!!

    Comentario por Marta — Enero 31, 2009 @ 8:50 am

  8. Pues si te gustan, es cuestión de proponer su recuperación para un futuro, postevaluación. Como hemos de quedar físicamente para hablar con Carlos podemos aprovechar ese momento -y así me ahorro una sesión de messenger ;D

    Comentario por dmadmin — Enero 31, 2009 @ 12:28 pm

RSS feed de los comentarios de la entrada. Refernencia a esta URL

Deja un comentario

Creado con WordPress | Traducción de Ayuda WordPress por Fernando Tellado